El paraje que esconde litio en sus rocas

La Sierra de Mamuel Choique, en el sudoeste provincial, despierta el interés de inversores para producir el mineral.


Las provincias del norte de nuestro país, junto a Bolivia y Chile, forman lo que se conoce popularmente como el “triángulo del litio”. Allí se concentra el 68% de los reservorios globales de este mineral en forma de salmueras, de más práctico procesamiento y mayor rentabilidad de extracción.

Sin embargo, si extendemos la mirada hacia otras latitudes, encontramos que en el corazón de Río Negro emerge una rica fuente de litio en la Sierra de Mamuel Choique, en el departamento de Ñorquincó, en el sudoeste provincial. La presencia del mineral abarca desde la comisión de fomento de Naupa Huen hasta la de Mamuel Choique.

La meseta rionegrina tiene potencial para producir litio.

Este territorio tiene extensión de aproximadamente 45.500 hectáreas y despertó el interés de empresas dedicadas a la exploración de minerales estratégicos. Es importante destacar que todos los derechos mineros están en proceso de concesión, por lo que solo una vez otorgados tras un minucioso análisis sobre el cumplimiento de una serie de cuidados ambientales, podrán llevarse a cabo los trabajos prospectivos y exploratorios.

A diferencia del litio presente en salares, en Río Negro el mineral se encuentra en pegmatitas, por lo que es mineral impregnado en roca dura. Algo así como almacenes naturales que deben procesarse.

El procedimiento de extracción se hace por métodos tradicionales similares a los de una cantera, sin que medie el uso de agua durante el proceso.

Potencial de producción

Según se hizo saber desde el área minera de la Secretaría de Energía y Ambiente de Río Negro, la zona alberga una prometedora concentración de litio en pegmatitas, especialmente en minerales como lepidolita, petalita, espodumeno, ambligonita y trifiita.

La producción potencial de litio se estima considerable, lo que podría contribuir significativamente a la demanda de este mineral esencial para la producción de baterías de ion de litio y otros productos de alta tecnología.

Como la concentración de litio en esta región está alojado en la pegmatita, la extracción debe seguir métodos similares a los de una cantera de áridos. Este mecanismo es usado principalmente en Australia, China, Zimbabue, Portugal y más cerca, en Brasil.

Ello implica primero seleccionar el frente de extracción para luego abrirlo mediante la utilización de retropalas y palas cargadoras. Luego viene la trituración y molienda de las pegmatitas mineralizadas, seguido de procesos de separación magnética y flotación. El concentrado resultante se exporta y se refina en países como China, transformándose en carbonato de litio o hidróxido de litio.